miércoles, 8 de octubre de 2014

Dejar de fumar. Los 3 primeros días.

Te levantas el segundo día con cierto optimismo y algo eufórico, son 24 horas sin una sola calada y recuerdas con añoranza a tus amiguitos envueltos en papel. el café de hoy sabe distinto, parece que puedes apreciar mejor su aroma y su sabor.
Cada 5 ó 10 minutos te viene el recuerdo del cigarrillo, son impulsos, como si el cerebro te dijera " ya está bien, ya se que eres muy fuerte y puedes vivir sin fumar , coge un cigarrillo y verás que agradable volver a saborear el humo en tu boca ", no es más que el síndrome de abstinencia a nicotina, la tasa está descendiendo rápidamente y los receptores de la nicotina están dando las señales de alarma para que se vuelvan a restablecer unos niveles óptimos, vamos que tu cerebro te pide nicotina.

Ya el segundo día, noté algo muy curioso y es la hipersensibilidad al humo de los cigarrillos, tienes una capacidad extraordinaria de detectar el humo a cientos de metros, me atrevería incluso a adivinar hasta la marca de la cajetilla que alguno está catando.

Estos primeros días son muy importantes, ya que estás aprendiendo  a vivir sin fumar y tu cerebro se debe adaptar a la nueva situación que le has impuesto: CERO NICOTINA. Es una tarea muy ingrata y se pasa muy mal pero puedes realizar pequeños trucos para minimizar los síntomas desagradables de la abstinencia.

A mí los síntomas más fuertes eran el nerviosismo, la irritabilidad y la necesidad urgente de poner un cigarrillo en mis labios. Mi respuesta a esos momentos eran inmediata: SERENIDAD Y CALMA, ¿ Cómo ? muy fácil, cuando las ganas de fumar son imperiosas y muy intensas recurría al control respiratorio, es fabuloso y anula ese deseo en escasos minutos.
Luego os lo explico mejor. Por otro lado yo solía consumir de 2 a 3 tazas de café al día y cambié ese hábito programando el primer mes con un consumo de sólo 1 café al día, el primero de la mañana. Se que es un fastidio, a mi me encanta un buen café, pero de debe rebajar los excitantes en las primeras semanas, así controlas mejor la ansiedad y el nerviosismo. En puesto de los café tomo manzanilla sola o con anís. Puedes tomar cualquier otra tisana o infusión, excepto café y té, que pueden ser descafeinado o sin teína.

Las infusiones son muy aconsejables, te ayudarán a controla la ansiedad y a controlar la ingesta de comida al ser un poco saciante.

El control de las respiración es muy efectivo, yo lo realizaba para la ansiedad y los trastornos de angustia, relajan de forma inmediata y te ayudarán a sobrevivir a los momentos que crees que es imposible aguantar mas sin fumar, RECUERDA que estas ganas van a disminuir en intensidad y en frecuencia, todo termina, lo más fuerte son las primeras 2 semanas y de ese periodo los primeros 3 ó 4 son los peores.

CONTROL DE LA RESPIRACIÓN

Inspira lenta y profundamente por la nariz llenando bien tus pulmones.

Aguanta el aire 2 ó 3 segundos.

Espiras lentamente, puedes dejar salir el aire por la boca entreabierta, es aconsejable que suene el aire al pasar por tus labios.

Repite esta acción 1 minuto, si ves que continuas con ganas de fumar amplía el tiempo a 5 ó 10 minutos, mejor sentado o tumbado cómodamente.

Una vez que te habitúas a este ejercicio puedes hacerlo en cualquier lugar y situación, encontrarás cada vez más agradable sentir tus pulmones llenos de aire limpio, cada semana notarás que puedes llenar o soltar un poco más, estarás ganando capacidad pulmonar y es una muy buena noticia.

Y recuerda que tú eres dueño de la situación y la nicotina no puede contigo, puedes y debes ser LIBRE.

Seguirá.

 Un saludo. Jesús Moreno.







lunes, 6 de octubre de 2014

Dejar de Fumar. El último cigarrillo

Puedes elegir entre disminuir el número de cigarrillos diarios hasta una fecha marcada o como decidí yo, a las bravas.

Debes saber que tu médico está para ayudar y colaborar en la tarea del abandono del tabaco y contamos con medicamentos y sustitutos del cigarrillo: parches, chicles, etc..., puedes comentar con tu facultativo para que te oriente en la mejor elección, si ves que no puedes dejar el vicio de la manera radical e instantánea tal y como yo elegí.

Después de padecer de un trastorno de angustia durante un año como consecuencia de una grave enfermedad que me dejó cojo de las dos piernas por 2 años y sintiéndome totalmente recuperado de la afección física y casi al 100% de la psíquica, pensé que ya era el momento de decir adiós a mi fiel amigo desde los 15 años. Piensa que durante mi enfermedad fumaba sin límite, y durante mis ataques de ansiedad en ningún momento pensé en abandonar los cigarrillos, imagínate que nivel de enganche tenía yo. De igual manera, llegado el invierno, se sucedían los catarros y resfriados que en ningún modo disminuían el número de cigarrillos diarios. Era inmutable y como mínimo 20 eran imprescindible para acabar el día.

Desde hace años me planteaba dejar de fumar y creo que lo habré intentado uno 5 ó 6 veces, la vez que duré más tiempo sin una calada fue casi 2 meses y utilizando medicación. Todos los intentos acabaron en fracaso, pienso desde la distancia que la única explicación es debida a que realmente no quería dejar de fumar. Y podréis plantear ¿ que hecho diferencia aquellas tentativas con la actual ?, mi respuesta: AHORA SE QUE ES DEFINITIVO.
Imagina que quieres explicar a alguien que nunca a estado enamorado que se siente, y verás lo difícil que es, pero el día que se enamore lo sabrá al instante, pues igual me siento yo ahora, se que es definitivo, no se por qué ni por qué razón, simplemente así lo siento.

Supongo que las veces que intenté anteriormente dejar los cigarrillos no estaba convencido y en lo más profundo de mi mente sabía que sólo estaba aguantando un tiempo, y era parte de un engaño.
Cuando no estás plenamente convencido es muy fácil caer en los primeros días ya que la abstinencia juega muy malas pasadas en esos momentos. Pasados los meses supongo que la frontera la marcan los recuerdos y la lucha es mínima pero se debe estar atento porque la psique también te la puede jugar, debes estar entrenado, y yo tengo las armas para afrontar esos momentos.

Volviendo a mi primer día, me fumé el último cigarrillo a las 11.15 minutos del día 15 de Septiembre de 2014, una fecha bien grabada y fácil de recordar, ya que utilicé una aplicación de smartphone que te marca el tiempo, dinero ahorrado y como vas recuperando la salud, existen numerosas y son muy recomendables.

Agarré todos los cigarrillos que había hecho la noche anterior e intenté encender todos a la vez, fotografía que podéis ver en el post anterior, di una calada profunda, y a pesar que sólo unos pocos habían prendido, noté un fuerte golpe de pecho al entrar tanta cantidad de humo en mis pulmones, aguanté unos segundos y solté todo el contenido de una profunda y larga espiración.
Así dije adiós a mis pequeños amigos nicotínicos . Ese día pasó rápido y sólo en algunos momentos puntuales me apetecía coger un cigarrillo, los típicos, después de comer, con el café y después de cenar.
Aquella noche limpié con mayor ímpetu mis dientes, realicé un cepillado regalándome un tiempo extra, quería eliminar cualquier resto de tabaco en mi boca. Ya en la cama, pensé que ojalá pudiera seguir al día siguiente sin fumar, y en cierto modo ya estaba comenzando a echar de menos a mis fieles amigos envueltos en fino papel. Así acabó mi primer día sin fumar.
Seguirá.
Un saludo. Jesús Moreno.





domingo, 5 de octubre de 2014

Tabaco: Una verdad Incómoda

Primero se debe desterrar la idea que tanto yo como este blog son parte de una "caza de brujas" de las personas fumadoras, no es esa mi intención. Todas los individuos son libres de tomar las decisiones que les apetezcan, únicamente este blog tiene como misión ayudar a quienes quieren dejar este vicio que conlleva un riesgo real de peligro sobre su salud.


dejar de fumar,abandonar el tabaco,cigarrillo,asco fumar


Imagen: El día que decidí dejar de fumar. En ese justo momento. 15 sept. 2014.

El 70% de los fumadores manifiestan que les gustaría dejar de fumar y el 99% reconoce que el hecho de fumar conlleva riesgos para su salud, eso es evidente. Entonces ¿ Por qué se sigue fumando ?, la respuesta es simple: " Es una droga y la adicción a la nicotina impide dejar de fumar ". Ante esta realidad muchos fumadores se mienten pensando que les gusta fumar, que no les hará perjuicio, que tal vez lo deje algún día, etc...

Cada uno que haga con su cuerpo lo que quiera, somos libres y la libertad es para mí un derecho Fundamental, pero para quienes desean abandonar el tabaco, como a mí me ocurrió, desde estas páginas podrán recibir información, consejos y apoyo para alcanzar ese objetivo.

Yo cumplo mi primer mes sin fumar y no tengo más que buenas palabras sobre cómo me encuentro.
Era un fumador empedernido, si has leído los post anteriores podrás verlo, creía imposible mi vida sin tabaco, además de casi inalcanzable una vida sin fumar.

Me levantaba cada mañana y en menos de 2 minutos ya tenía mi primer " amigo " en mis labios, por supuesto antes de tomar café y de asearme. A partir de ese momento cada 20 ó 30 minutos se repetía ese acto automático de prender un nuevo cigarrillo.
Placer no creo que a esas alturas tuviera al fumar, puede que algo el de después de comer con el café y poco mas.
Cuando ahora miro atrás pienso que si fumara ahora de nuevo, con sólo 2 ó 3 me serían suficientes para pasar una jornada completa. Ya en otras ocasiones que intenté dejar de fumar pasó, pero no me engaño, si vuelvo a a caer repetiré la misma historia, y no serán 3 serán 30 los que fumaría de nuevo.
Aquí no hay medias tintas o fumo o no fumo, esa es la cuestión, y después de meditar un tiempo y valorar pros y contras tomé la que considero a mi humilde parecer la más sana y lógica:

ABANDONAR A MI FIEL AMIGO.

Pienso que no hay nada peor que tener miedo, si al enemigo lo temes será mucho más fuerte; y de igual modo, si pierdes el miedo lo vencerás y serás libre. Analiza estas palabras, son sabias y te pueden ayudar bastante.

Yo siempre llevaba, desde hace muchos años, una bandolera colgada para llevar todas las cosas necesarias cuando salía de casa: Pañuelos de papel, llaves, caramelos, chicles y a mis fieles amigos, una cajita de plástico, a modo de pitillera, con mis 30 cigarrillos liados al estilo casero para pasar el día y 2 mecheros o encendedores. ¿ Por qué 2 ?, fácil, por el miedo a quedarme sin fuego y así asegurar mi suministro puntual de nicotina. INCREÍBLE. 

Imagina mi enganche físico y emocional al tabaco, si un domingo me levantaba y no tenía pan , inventaba otra alternativa para no tener que bajar a la calle, pero si se acababan los cigarrillos, la cosa adquiría tintes dramáticos. En menos de 10 minutos estaba raudo adquiriendo a mis amigos.

Habrás leído mucho sobre los beneficios de dejar de fumar, que son variados y muy gratificante, hoy sólo de hablaré de uno: LIBERTAD. Ya no llevo la bandolera, no necesito espacio extra para llevar mis bártulos, con mis bolsillos del pantalón me sobra, camino más cómodo, con menos peso y lo mejor, me siento libre, no tengo que hacer mis cigarrillos, no tengo que asegurar su suministro, no siento cada 15 minutos esa llamada a encender el siguiente, no tengo encendedores, no corro cada mañana en busca de ese fiel amigo, se acabó por fin: LE PERDÍ EL MIEDO Y AHORA ME SIENTO LIBRE

Seguirá. Un saludo.
Jesús Moreno.