miércoles, 1 de octubre de 2014

Tabaco. El humo y su contenido tóxico

Aparentemente dar una calada a un cigarrillo carece de un peligro inmediato, si loo hacemos con cuidado evitamos quemarnos los labios, y como mucho puede que si la calada sea muy profunda nos provoque tos. Hasta ahí todo bien, pero realmente que ocurre en nuestro organismo cuando esa porción de humo entra en nuestros pulmones. hoy me dedicaré a analizar la composición del humo de tabaco y como nos afecta. Preparaos para un viaje al interior de nuestro ser.

Un cigarrillo se compone de tabaco, papel y ! sorpresa ¡, hasta 300 aditivos diferentes que le dan aroma, lo hace que arda mejor, que no moleste a la garganta, más húmedo y también más adictivo.

Surge la primera pregunta.: ¿ Cúal es la composición de los cigarrillos ?, ¿ por qué las Autoridades no obligan a la Industria Tabaquera a informar de la composición de los cigarrillos que venden ?.
Y si realmente es tan dañino, ¿ por qué no se prohibe o se limita su venta ?. Por el contrario, la marihuana está prohibida y eso que en muchos países se autoriza su uso como paliativo en diferentes enfermedades crónicas. En otros artículos hablaremos de esta " doble moral ".

Seguimos con el cigarrillo: Cuando das una calada el humo que se libera contiene alrededor de 4000 compuestos diferentes y de los cuales una veintena son cancerígenos, es decir provocan cambios en tus células hasta llegar a ser tumoral. !Que agradable verdad ¡.

Algunos de los compuestos cancerígenos:

 Alquitrán, igualito que el que se usa para hacer carreteras, si leíste el artículo anterior fliparás por el dinero que gastas para adquirir este alquitrán.

Uretano : Se utiliza en la fabricación de vehículos. Una calada equivale a un lametazo del salpicadero de tu coche. Es broma.

Benzopireno.

Cloruro de vinilo. Se utiliza en diferentes materiales de construcción plástica. Como tuberías.

Polonio 210. Es de las más peligrosas. Es radiactiva, si has leído bien. A modo de ejemplo: fumar una cajetilla diaria durante un año equivale a exponer tu cuerpo a 200 radiografía . Imagina el daño que sufren tus células.

Benceno: Para fabricar plásticos, se obtiene del petróleo crudo.

Gases Venenosos:

Butano, metano, amoniaco, ácido clorhídrico, monóxido de carbono, etc...

Metales Tóxicos:

Arsénico, plomo, cadmio, níquel, cromo, etc...


Monóxido de Nitrógeno y Óxido de azufre: Esto son especialmente tóxicos, dañan oxidando a los alveolos pulmonares, los encargados del intercambio gaseoso de los pulmones. Son responsables directos del daño profundo de nuestros pulmones provocando bronquitis crónicas y el Enfisema Pulmonar.

Y podría seguir escribiendo una larga lista de miles de compuestos. El engaño del tabaco es que el daño es acumulativo y las enfermedades asociadas a él aparecen a los años de comenzar su consumo. A partir de 25 años de consumo es frecuente que aparezcan los primeros daños. Es por esto que muchos pensamos : "No me sienta mal fumar", " a mí por ahora no me hace daño ", " me sienta bien después de comer", etc... Pero la verdad es que nuestro cuerpo sufre en cada calada y que el perjuicio se va acumulando en tus células, tejidos y órganos.

Tu cuerpo reacciona a cada calada, tu cerebro libera endorfina que hace sentirte bien, se libera Cortisol que hará que tu cuerpo falle en la síntesis y distribución de los lípidos, hasta hacer aumentar las cifras de triglicéridos y los depósitos de grasas abdominal y en el pecho.

Sigues fumando ese cigarrillo con el café y tus venas y capilares reaccionan, se produce una vasoconstricción, disminuyen de calibre. Aumentan las posibilidades de sufrir un infarto. Tus manos y pies se sienten frío.

El aumento de Co2 y la disminución del O2 hace que respires con algo de dificultad y te sientes más cansado, estas historia se repite en cada cigarrillo a lo largo del día.

Tus dedos amarillean al igual que tus dientes, tu aliento apesta, tu ropa desprende un olor fuerte y penetrante, nosotros vivimos ajenos a esto, son los no fumadores quienes se percatan de los olores peculiares de los fumadores.

La famosa " Piel de Fumador ". Arrugas profunda, tez grisásea, falta de luminosidad en el rostro, el código de barras sobre el labio superior, manos arrugadas y hasta el pelo luce con poca vitalidad, reflejo de que algo no anda bien en nuestra amistosa relación con el TABACO.


Después de leer todo esto me planteo ¿ CÓMO ES POSIBLE QUE LOS FUMADORES SE CUENTEN POR MILLONES ?, la respuesta es NICOTINA.

Seguirá.
Jesús Moreno.